Blog de Araseventos

febrero 15, 2010

La Justicia 1726

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 5:21 pm

!Qué rico es nuetro Archivo Municipal en datos históricos!

En el presente artículo recogemos una muestra del sentido que nuestros antepasados tenían de la justicia:

Copiamos a la letra la siguiente acta que obra en un libro de determinaciones. Dice así:

<<En el lugar de Aras a beinte y un dias del mes de Marzode 1726 el señor Francisco Matias Algarra yzo prisión en las personas de Francisco. Cubel yBartolomé sánchez y Joseph Gambir becinos de dicho lugar habitadores en las casas de Losilla jurisdición de Aras por unas palabras que habian ablado algo injuriosas y desonestas y haciendo acto diligencia de testigos por su merced no se encontraron, y para que tengan miedo a Dios y temor a la justicia y no se pierdan el respeto, lo tuvo presos cuatro dias  que es cuando les mandó dicho Señor Alcalde hiciesen paces, jurando a Dios y a la Santa Cruz no se tendrian más quimeras y quedarian amigos y que si algun tiempo hubiera alguna quimera, quedavan sometidos a la justicia para ser castigados con más apremio por haber quebrantado el juramento. Y por no saber firmar dichos reos lo hizo su Merced y yo el escribano de los echos de como admitieron las paces y quedaron amigos en venticinco de Marzo de 1726, firmados, Francisco Algarra, Alcalde y Antonio Tergora>>.

Que  el juzgador sabía poco o nada del derecho positivo, salta a la vista. Pero esa falta está más que suplida con el concepto clarísimo del derecho natural.

<<Para que tengan miedo a Dios>> dice en primer lugar, y<<temor a la justicia>>, después.

Esto es, que toma como base para dictar su sentencia la Ley Divina: Amaras a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Y aquel Alcalde, que por los testigos averigua que no hay motivos para que Francisco Cubel, Bartolomé Sánchez  y José Gambir se insulten con las palabras injuriosas y deshonestas  y como consecuencia queden enemistados, los recluyen en la cárcel, donde los tiene  cuatro días, y los pone en libertad cuando hacen las paces, haciéndoles jurar por Dios y por la Santa Cruz  <<que no se tendrián más quimeras y quedarián amigos>>.

Es seguro que Francisco Matias Algarra no había leído ningún Código, pero sí el catecismo, y basándose en él edicto sentencia condenatoria, aplicando una pena que ningún modo quiso que fuera aflictiva, sino conciliatoria, buscando y exigiendo la paz y la amistad entre los contendientes, bajo juramento por lo más sagrado, paz y amistad que seguramente entendía debe imperar entre convecinos que diariamente han de estar pisando las mismas calles y visitando los mismos lugares comunes, y, sobre todo, la paz obligada entre cristianos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: