Solidaridad Humana

Si el labrador afanoso no cultivara los campos,

no habría en el mundo ni pan con que alimentarnos.

Si el albañil por su parte, piedra y yeso manejando,

no construyese las casa, no habría donde albergarnos.

Y si sastre y zapatero se nos cruzaran de brazos,

quedariamos desnudos y andaríamos descalzos.

Nuestras aptitudes varias son  para más obligarnos

a prestarnos mutua ayuda, a querernos como hermanos.

No menospreciéis a nadie, que todos valemos algo;

nadie se basta a si mismo; todos nos necesitamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s