Blog de Araseventos

agosto 15, 2010

Buen año de Espliego y hierbas aromaticas

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 2:32 pm

Esencia de lavanda durante los años cincuenta Antonio Luz, todos los años montaba en el camino el paso en la acequia que bajaba el agua de la Ermita de Santa Catalina una caldera para hacer esencia de la banda del espliego, espliego que era recolectado, y se pagaba vísperas de las fiestas para poder disponer de un dinero y has poder comprar turrón, alajú, chupos, peladillas y otros productos que durante el año no se podían comprar.
Para extraer la esencia de lavanda, que es un aceite, debemos llevar a cabo un proceso de destilación. Para ello, introducimos los tallos frescos (con sus flores) de lavanda con agua en un balón de destilación. Instalamos un dispositivo semejante al siguiente:

El dispositivo consta de:

1. Un balón de destilación, con un tubo lateral para la salida de vapores.
2. Un refrigerante para condensar los vapores (agua). El sentido de circulación del refrigerante debe ser al contrario que el de los vapores.
3. Una probeta para recoger los vapores condensados.

Mientras el agua hierve, los aceites del espliego se desprenden y quedan en el líquido. El vapor de agua arrastra las microgotitas de aceite liberadas. La mezcla se condensa en el tubo de refrigeración y cae en la probeta. Como el aceite es menos denso que el agua, al final del proceso el aceite flota en la superficie del agua. Con mucho cuidado podemos separar este aceite, y ya tenemos la esencia de lavanda.

Para preparar agua de colonia de lavanda, mezclamos 5 ml de esencia de lavanda con 95 ml de alcohol etílico de 70 u 80º.

Alcohol de romero
La destilación es el método empleado para extraer la esencia pura. Si queremos un alcohol de romero puro, se realiza una destilación semejante a la anterior, para extraer la esencia de romero. Una vez obtenida, la esencia de romero se diluye en alcohol al 5% (un 5% de esencia y un 95% de alcohol).

Sin embargo, existe otro modo. Debido a que los aceites son sustancias químicas solubles en disolventes orgánicos, otra forma de extracción consiste en triturar las hojas secas y mezclarlas con alcohol, dejándolo macerar tiempo suficiente. Una vez macerado, se filtra la mezcla para eliminar los restos de hojas. El resultado es un alcohol con esencia de romero, aunque también contiene otras sustancias que se han disuelto en el alcohol, por lo que no es puro.

Podemos comparar nuestra preparación con algún preparado de alcohol de romero, adquirido en un herbolario.

Aceites esenciales
Al igual que ocurre con el alcohol de romero, los aceites esenciales se fabrican mezclando un aceite de base, como el de almendras, con esencia pura de la planta. Sin embargo, como el proceso de destilación es un poco costoso, podemos elaborar un aceite esencial de otra manera.

Se pone en un recipiente que no sea de aluminio, una parte de plantas (hojas y flores) y dos partes de aceite de almendras. Se calienta a fuego lento durante tres horas. Se filtra, exprimiendo bien las plantas y se guarda en un lugar fresco. Ya tenemos un aceite esencial casero, listo para ser utilizado. Podemos elaborar aceite esencial de romero, tomillo y lavanda.

Dependiendo de las aplicaciones que vayamos a realizar, los aceites terapéuticos se elaboran mezclando una parte de los aceites esenciales que hemos preparado, con otros aceites. He aquí algunas preparaciones:

Aceite antiacné: 9 partes de aceite de almendras y 1 parte de aceite esencial de tomillo.

Aceite corporal general: 50% de aceite de almendras, 40% de aceite de girasol puro, 3% de aceite esencial de romero, 3% de aceite esencial de rosa, 4% de aceite esencial de lavanda. Mezclar y guardar en botella de vidrio oscura y hermética.

Infusiones
Podemos realizar infusiones de manzanilla y poleo. A estas edades, muchos niños y niñas conocen ya las infusiones de manzanilla, e incluso las de poleo. Pero siempre las han elaborado a partir de bolsitas ya preparadas.

Se trata de mostrar que el contenido de estas bolsitas se corresponde con las plantas que hemos recogido. Para ello, realizaremos infusiones con las plantas naturales, y otras infusiones con bolsitas preparadas. Después compararemos los aromas.
Para la manzanilla, utilizamos solo los pétalos previamente desecados.

Hierbas secas
Con el espliego, podemos hacer bonitos ambientadores. Para ello, recolectamos los extremos de los tallos al comienzo de la floración, con las flores ya azules o violetas. Para secarlos, hacemos ramilletes atados con una cuerda y los colgamos boca abajo en un lugar fresco y ventilado hasta que se sequen del todo. Una vez secos, los metemos en bolsitas de tela que podemos colgar en los armarios para perfumar.

Si no queremos secarlos, con los tallos frescos podemos hacer esencia de espliego o lavanda.

En cuanto a los condimentos de cocina, si recogemos estragón, orégano, perejil, hierbabuena, eneldo, romero o tomillo, realizamos el mismo proceso de secado que en el caso del espliego. Cuando están completamente secas, las trituramos y las introducimos en un frasco de cristal (por separado, claro está).

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: