Blog de Araseventos

noviembre 15, 2010

CHELVA en los Archivos de la Serrania 1950

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 7:55 am

Es difícil encontrar en las páginas de nuestros historiadores datos concretos y exactos sobre los orígenes de nuestra serrana villa.

Beuter, Escolano, Espinalt, Méndez de Silva y otros se refieren a Chelva como fundación romana; nuestro Padre Vicente Mares, en su obra “La Fénix troyana”, llevado sin duda de su extraordinario fervor patrio, indica la probabilidad de que en nuestro valle estuviese enclavado el Paraíso Terrenal.

De los vestigios históricos que tenemos en nuestros días merecen destacar: las nuevas (posibles viviendas trogloditas) las m´rgenes del río Chelva; el arco romano en la parte posterior de la Ermita de Santa Cruz, el monumental acueducto de la Peña Cortada; la Torre de Castro, de fundación cartaginesa; la ermita de Santa Cruz, antigua mezquita árabe; los barrios del azogue, la Pedrosa, la Murtera, Benacacira, etc. Los torreones (telégrafos ópticos) del Pico del Remedio y de la Torrecilla la monumental iglesia  arciprestal de Nuestra Señora de los Angeles, antigua Colegiata; los restos del palacio del duque de Villahermosa; la antigua casa de la Villa, situada en uno de los barrios de más típico sabor chelvano; la casa de la Santa Inquisición. Desaparecieron totalmente los restos de los antiguos poblados de Villanueva, Garroferas, Bercolon y Benajuay.

Silva la llamaron los romanos, según Méndez de Silva, Selva, según Beuter; Silvis, según Escolano, en tiempos de los godos, Según Ballester.

Durante la dominación árabe, Chelva alcanzó a ser población de importancia. Fue conquistada a los moros por el rey D. Pedro II de Aragón,en el año 1194. Fue vuelta a ocupar por los árabes en 1214 y reconquistada por el rey D. Jaime I en 1238; fue dominada otra vez por el caudillo árabe Azadrach, el cual fue vencido por el ejército del rey D. Jaime y  quedó Chelva definitivamente incorporada a la Corona de Aragón.

El rey D. Juan I de Aragón la nombró cabeza del Vizcondado de su nombre, concediéndole a D. pedro Ladrón de Vilanova, el año 1390. Posteriomente pasó a propiedad del señor duque de Villahermosa.

Durante la guerra de las Germanías fue ocupada por los agermanados.

En la guerra Carlista, principios del siglo pasado, Cabrera entró en septiembre de 1935. Permaneció  en poder de los partidarios de D. Carlos hasta finales de 1836, que fueron desalojados por las tropas de la reina. Más tarde soportó el asedio prolongado de las tropas carlistas, y por fin tomada por los jefes carlistas Tallada y Esperanza, los cuales la abandonaron en abril del mismo año. Fue fortificada y convertida en hospital por orden de Cabrera en el año 1839.

Las fiestas que Chelva celebra en honor de su patrona, la Morenica Virgen del Remedio, comienzan como cualquier fiesta valenciana: volteo de campanas, pasacalle por la banda de música local y disparo de una gran traca. El día 1 fue trasladada procesionalmente desde su ermitorio, situado en las faldas del Pico del Remedio, hasta la iglesia arciprestal, acompañada por la totalidad de chelvanos. Es la explosión más fervorosa, entusiasta y cariñosa que un pueblo católico puede dedicar a su Madre y Patrona.

El día de la Virgen del Remedio es el día de fiesta mayor. En la solemne procesión de la Santísima  Virgen por todo el pueblo, calles se visten sus mejores galas, para ver pasar a nuestra Serrana. Las expresiones de amor de sus hijos son el pago más humilde por sus desvelos.

Después los festejos taurinos. Después de los toros, el desfile.

Se celebran   concursos de baile, de mantones de Manila, algún que otro año, podemos gozar del espectáculo   que nos brindan un ramillete de bellas chelvanas junto a su Reína de las Fiestas, conciertos musicales y numerosos actos deportivos.

El epílogo de las fiestas  es la romería  a la Ermita de la Santísima Virgen del Remedio.

Es el día del chelvano; chelvano es el que tiene su día en el Remedio. Su cariño a la Virgen hacé explosión alegre y sentida hacia su Madre. Es maravilloso el espectáculo que nos ofrecen, postradas ante ella, gentes que tal vez no conocemos, pero que lloran de emoción al encontrase ante su Serranica. La Santa Misa y la Solemne Procesión dan fina las fiestas religiosas en honor de nuestra Patrona, y por la tarde, casi anochecido vuelven los romeros hacia sus hogares guardando en su corazón el gozo de estos felices días dedicados a hacer patente su amor a su Patrona y a su pueblo.

LOS SEÑORES DEL ESTADO DE CHELVA. Efectuado el reparto de bienes, dejó a su hijo natural D. Jaime, en feudo, en fendo las villas Jérica y Toro, Eslida, Bes, Aín, Sueza, Fauzana y otras, agregando además  a este valle de Chelva, constituido por los pueblos de Chelva, Tuéjar, Calles, Domeño, Loriguilla, Sinarcas con Benagéber como alquería, con la condición de que si muriera dicho hijo antes que su otro hermano natural de padre y madre D. Pedro (los cuales se distinguieron de las otras ramas de hermanos por el sobrenombre  de Jérica), por derecho de sustitución le heredase sus estados y viceversa, y extinguida la rama, volviese este estado al patrimonio real, según testamento antes mencionado.

Casóse D. Jaime con D.ª Elsa Alvarez Azagra, de cuyo matrimonio tuvieron a D. Jaime II de Jérica, al cual dejó heredero de estos estados después de haberlos gobernado veintinueve años.

D. Jaime II de Jérica recibió de D. Pedro López de Riosa notarío, en 2 de junio de 1284, testamento por el que quedó heredero de este estado. Casó con D.ª Beatriz Lloria, hija del almirante Roger Lloria, habiéndolos  poseído treinta y siete años, dejando a su muerte por testamento otorgado ante notario D. Juan de Comas, en 16 de agosto de 1321, a su hijo Jaime III de Jérica.

Jaime III de Jérica tuvo tres hijos, que fueron: Jaime IV de Jérica, Juan Alfonso de Jérica y Pedro de Jérica. Por haber muerto el primero antes de posesionarse de los estados, sucedióle en éstos dicho Juan Alfonso.

D. Juan Alfonso de Jérica aumento sus estados con varias poblaciones, fue enemigo de los moros y los echó  de sus estados. No se sabe con quién se casó  y sí sólo que murió sin hijos, por lo que le sucedió su hermano D. Pedro, fallecido en 1372 y en su representación su hija D.ª Beatriz, por agotamiento de la rama varonil de esta descendencia.

D. Pedro de Jérica casó en Valencia en 1331 con D.ª Buenaventura de Arbórea, hija de D. Hugo Juez de Arborea, asistiendo a la boda el rey D. Pedro IV de Aragón,y, según Zurita, se hicieron grandes fiestas. Murió sin dejar hijos varones y sí dos hijas, la mayor de las cuales , D.ª Beatriz de Jérica, heredó estos estados actuando de tutora curadora, usufructuaria y administradora de los mismos, su madre, D,ª Buenaventura de Arborea, según testamento hecho en el real de Rey, situado en la rambla de Valencia, en 2 de Octubre de 1371.

Dicha D.ª Buenaventura, en su condición tutelar de su hija menor D.ª Beatriz,parece ser o bien porque veía que estos estados volvían a incorporarse a la Corona conforme el testamento de D. Jaime el Conquistador o bien por alimentos de su hija referida o recuperación o pagamiento de su dote, o por donación de nuevo hecha por su majesta del rey D.Pedro IV de Aragón a sus sobrinas, vendió el estado de Chelva con sus castillos a D. Ramón  de Vilanova, por el año1380, en 26.000 libras, las que había  ganado sirviendo a su majestad y cuya suma fue depositada en la Tabla de Valencia. Compró sólo lo civil, pero no la jurisdicción criminal.

D. Ramón de Vilanova, señor que era de Villanova, caballero del tiempo del rey D. alonso III y D. Pedro IV de Aragón e hijo segundo de aquel gran Vidal de Vilanova, comendador mayor de Montalván y camarero del rey y de su Consejo, casado con D.ª Elvira Monteagudo, señora de Alcudia. Habiendo servido a sus majestades con muchas ventajas, por lo cual le hicieron grandes mercedes bien particular el rey D. Pedro, que en 13701 le hizo donación de la villa y Castillo de Castalla, y después parece que se ignora con qué fundamento y derecho en 1375, por un hijo del procurador del señor conde de las Ampurias o bien donación libre o comprado, alcanzó entre ambas jurisdicciones el estado de Chelva, poseyéndolo cinco o seis años.

Sucedióle en la gobernación de este estado su descendiente D.Pedro Ladrón de Vilanova, habiéndose juntado en él el señorío de Castalla, el de Manzanera y el de Chelva, casado con D.ª Violante Boil, alcanzando el título de primer vizconde de Chelva, concedido por el rey D. Juan I en 1390. Fue el fundador del Convento de San Francisco de Chelva, Tuvo un hijo llamado Ramón de Vilanova, y al casarse con D.ª Elvira Pallás, su padre le hizo donación del vizcondado de Chelva en 1412.

D. Ramón Ladrón de Vilanova, casado con D.ª Elvira Pallás, hija de D. Jaime Roger de Pallás, de la casa de los condes de Pallás, tuvieron por hijos a D. Roger, primogénito, a D. Jaime y a D. Baltasar. Murió el primero y estos estados los heredó su hermano D. Jaime, y al hermano D. Baltasar le dejó Castalla. Este  D. Baltasar tuvo un hijo, llamado D.Ramón de Castalla, el cual acrecentó mucho su casa, con parte el estado de Maza, por donación que le hizo  D.ª Brianza Maza, hermana del último señor por línea masculina y también agregó la baronía de parcent y Torre de Espioca, que compró D. Ramón de Castalla, de su mujer D.ªLuisa tuvo un hijo, D. Baltasar Ladrón de Vilanova, que se casó con D.ª Francisca Mendoza, hija del marqués  de Mondéjar y primer duque de Mandas. D Ramón Ladrón de Vilanova, segundo Vizconde de Chelva, poseyó este estado veintisiete años, y a su muerte le sucedió en el mismo su hijo D. Roger Ladrón de Pallás.

De D. Roger Ladrón de Pallás no se dice con quien se casó pero sí  que murió sin sucesión, por lo que le sucedió en el estado su hermano D. Jaime después de haberlo poseído unos treinta años.

D. Jaime Ladrón y Pallás, cuarto vizconde, casó dos veces: la primera con D.ª Sigilina Ariño, de la cual tuvo a D. Pedro Ladrón y Pallás y a D. Luis Pallás de Vilanova. En segundas nupcias casó con D.ª Catalina, según unos, según otros, con D.ª Angela de Centelles y Pallás, de la cual tuvo a D. Jaime Ladrón y Pallás, teniendo ya el padre 80 años. Este último hijo es el que se casó con D.ª IsabelBonet, de la cual  tuvo a D. Francisco, que después murió violentamente.  Murió D. Jaime Ladrón y Pallás y le sucedió su hijo D. Pedro. Se entabló el pleito sobre derechos del estado con D.ª Mariana de Blasco, recayendo sentencia a favor de otro D. Francisco, hijo de D. Jaime Pallás y D.ª Isabel Bonet y nieto del vizconde D. Jaime, pero con la condición de que no podía casarse por ser tenido antes del matrimonio, aunque después legitimado.

D. Pedro Ladrón y  Pallás, primogénito del cuarto vizconde de Chelva, alcanzó del rey D. juan II llamarse Egregio, y sus sucesores, por carta del Monzón de 21 de agosto de 1470. No se dice con quién  se casó, pero sí  que tuvo dos hijos, D. Pedro y D. Francisco. Por muerte del primogénito D. Pedro heredó estos estados D. Francisco.

D. Francisco Ladrón y Pallás, sexto Vizconde, Casó con D.ª Inés de Manrique, de la casa de los López de Cuenca. Vivieron con la mayor ostentación que pudo ningún príncipe grande, repartiendo todos los oficios de su casa entre sus parientes pobres, que a todos transportaron a Chelva con sus familias. No tuvieron sucesión y murió en 6 de marzo  de 1575. Hubo pleito en la sucesión dióse sentencia en favor de otro D. Francisco, hijo de D. Jaime Pallás y de D.ª Isabel Bonet y nieto del Vizconde D. Jaime, pero con condición de que  no podía casarse por ser tenido antes del matrimonio, aunque después lo legitimaron para que de esta suerte volviera en vínculo a los legítimos herederos.

Don Francisco Ladrón y Pallás II, murió de un arcabuzazo y puñaladas en 1 de octubre de 1584 a manos de cuatro moros que le guardaban emboscados  en la peña Blanca, a mitad del camino de Chelva a Benajuay. se dice que a consecuencia de los amores y arrojamientos que tenían con una mora vasalla suya.

Don Pedro Ladrón y Pallás II, Hijo de D. Jaime Ladrón y Pallás y D.ª Isabel Bonet y hermano del anterior, le sucedió en el vizcondado. Casó con D.ª Leonor Pouz, cuyo matrimonio nació  D. Jaime Ceferino Ladrón, que le  sucedió a la vez en el mismo. En Chelva fallecieron en 22 de enero de 1614 D.ª Leonor Pouz, y en 28 deSeptiembre de 1572 D.ª Isabel Bonet. D. Jaime Ceferino Ladrón y Pallás , hijo de los anteriores le sucedió en el estado. Casó con D.ª Francisca Ferrer, Hermana del Gobernador de Valencia, y tuvieron hijos a D. Juan Ramón y Pallás, que le reemplazó  en el estado, muriendo en  San Lorenzo de El Escorial en 6 de diciembre de 1617. A éste D. Felipe III le dio el título de conde de Sinarcas en el año  1599.

Don Juan Ladrón y Pallás, hijo del anterior, casado con D.ª Mariana Velasco Ibarra, de cuyo matrimonio nacieron D. Gaspar Ladrón y D.ª Francisca. El primero le sucedió en el estado y la última  casó con D. Gimeno Pérez de Calatayud, conde del Real . Poseyó el estado. 14 años y murió el 1º de mayo de 1631, en una masada de Castilla en el término de Volinches, caminando hacia Madrid y llamado por el rey Felipe IV.

Doña Mariana Velasco Ibarra,  hija del marques de Salinas y viuda del anterior, quedó gobernando estos estados durante la menor edad de su hijo D. Gaspar, y teniendo la edad necesaria para el matrimonio lo llevó a efecto con D.ª María  de Silva hija del marqués de Orán, encargándose del estado como señora Tenutaria, tutora y curadora de su hijo D. Gaspar Ladrón durante la menor edad de éstos.

Don Gaspar Ladrón y Pallás, hijo de D. Juan Ladrón y deD.ª Mariana Velasco, Casó en 1644 con D.ª María  de Silva, hija del Marqués de Orán y duquesa que fue después de Villahermosa, cuyo matrimonio tuvieron dos hijos, que son la egregia D.ª Mariana Ladrón, quenació en Madrid en el año1650, y D.ª Lucrecia Ladrón, nacida en Chelva el 1º de Mayo de 1654, Murió D. Gaspar sin sucesión varonil en 7 de febrero de 1655 encargándose  de estos estados su hija D.ª Mariana, pero gobernando su abuela por su nieta.

Doña Mariana Velasco Ibarra tubo sentencia real a favor de su nieta, dada en la Real Audencia de Valencia, según auto de publicación y mandamiento de 14 de abril de 1655, contra D. Francisco Ladrón de Vilanova. Murio D.ª Mariana en 1º de julio de 1668, siendo señora de honor de su Real majestad y aya del Príncipe.

Doña Mariana Ladrón y Pallás, hija del conde D. Gaspar y doña Mariana de Silva, menina de la reina D.ª María de Austria, que poseía estos estados desde la muerte de su padre, casó con D. Juan de Palafox, hijo primogénito del marqués de Ariza, a los que por servicios de dicha egregia señora, les concedió el rey D. Felipe IV sobre los títulos  de vizconde de Chelva y conde de Sinarcas, el de marqués de Sot de Soneja. Por muerte de D. Juan Palafox, casó en segunda nupcias con D. Antonio Colona, conde de Anna y primogénito de los condes de Elda, la cual, a virtud de la posesión que tenia de estos estados y como heredera de su abuela, siendo menor se declaró la sentencia que el Supremo de Aragón obtuvo en favor de D. Francisco Ladrón de Vilanova.

Don Gaspar Frígola, caballero de Montesa, depositario y tesorero de dicha Orden, Teniente de Baile General  de la ciudad y reino de Valencia, Sacrestador General por su Majestad y su real Consejo de estos Estados, les gobierna durante dichos sacrestos. Los pretensores del estado son ilustre D.ª Mariana Ladrón y Silva, condesa de Anna, Marquesa de Sot y Navarrés. La egregia D.ª Angela Ladrón de Vilanova; el agregio D. Gimeno Pérez de Calatayud, conde del real y Villamonte; el egregio D. Luis Marrades y vizconde de Sañen; el ilustrísimo D. Pimental, marqués de Tarragona, y el ilustrísimo y reverendísimo D. Francisco de Rojas, Obispo de Murcia y Cartagena.

Después de resuelto dicho pleito, parece ser que quedaron gobernándolo como señores del estado el duque de Lécema, marqués del  Real y Almenara, de la casa del duque de Villahermosa, habiendo menudeado por este tiempo las demandas sobre derecho del señorío entre diferentes ramas que se consideraban con bases para reclamarlo con resolución alterna para unos y otros e incluso los pueblos del estado, se rebelaban contra el poder abusivo de los señores resistiéndose en alguna ocasiones a reconocerles con tales y rendirles el homenaje y pleitesia que era norma en aquellos tiempos, como a contención entre otros, con los Zarzuelas en Jérica, y formular reclamaciones distintas y demandas de incorporación del estado a la Corona Real, la que dio lugar a la Real y Suprema sentencia dictado a favor y conforme a lo solicitado por Jérica, de  octubre de 1479, de incorporación del estado que anteriormente se expresa.

El Sr. duque de Villahermosa, agobiado por los continuos incidentes y cuestiones que surgían con los vasallos, después de algunas entrevistas con representaciones de todos estos pueblos del Vizcondado, llevó a efecto definitivamente la cesión de los derechos dominicales, que dicho Sr. Duque sostenía le correspondían, cesión previa la relación de lo que debía de pagar cada uno de los pueblos de este Vizcondado, llevada a efecto en 11 de septiembre de 1865.

NOTAS GEOGRAFICAS. En la carretera general Valencia Ademuz, a 69 kilómetros de la capital, se encuentra la villa de Chelva, junto al río de su nombre y al pie de la llamada Muela o Pico de Chelva.

Cuenta la capital de la Serranía con unos cuatro mil habitantes, y su término tiene191 kilometros cuadrados. Limita al Norte con el señorío de Alpuente; al Sur con la comarca de Requena-Utiel; al Este con calles, Domeño, Higueruelas, y al Oeste con Tuéjar, Benagéber y Sinarcas.

Chelva goza de un paraje encantador, lleno de vegetación gracias al agua que brota por doquier. Sus fuentes,  de aguas riquísimas, constituyen la delicia de los veraneantes, destacando particularmente las llamadas del Fraile y de la Gitana.

Forman parte del Municipio de Chelva los caseríos y aldeas de Arguela, Ahillas, Berenta, Benacacira, Mas de Aliaga, El Cerrito, Mas de caballero y Villar de Tejas. existieron en otros tiempos los pueblos de Azagra, Torrecilla, Zarraica, Garrofera, de los que apenas si quedan restos.

La orografia de Chelva está. Formada por numerosas sierras que influyen en el término, tales como la de Losilla, Aledua, sabinar, etc. Sobre esta última se levanta el Pico de Chelva a 1.048 metros de altura. Otros picos importantes son el Alcotas, a 990 metros y el Atalaya, a 1.160 metros.

Los ríos son : el Chelva, que recoge las aguas del Barranco de la Salada y desagua en el Turia. El Patrimonio arqueológico de Chelva es importante, destacando el famoso acueducto de su nombre. <<aunque no se conservan de ella tantos vastigio. En cambio quedanen piela Peña Horadada, La peña cortada, arcos y pilares sobre el barranco Alcotas y, sobre todo, el puente acueducto  sobre el barranco de la Cueva del gato, que conservaintactos sus dos pilares y tres arcos gracias a su solidez y sabia cimentación. Generalmente se cree que la finalidad de esteacueducto era llevaral campo de Liria las aguas del Río Tuéjar>> (JAIME MARCO BAIDAI., OBRA CITADA-).

El antiguo palacio de del Duque de Villahermosa es hoy Casa Ayuntamiento, y en cuanto a la Iglesia Arciprestal, cuya monumentalidad puede apreciarse en estas mismas páginas conservaba un rico tesoro que , después de las tropelías de 1936, se está reconstruyendo. Pero toda la villa de Chelva conserva recuerdos de pasadas dominaciones, particularmente de los tiempos de los árabes, destacando las calles tortuosas y estrechas que contrastan con la amplia y señorial plaza Mayor. Se supone que el nombre de Chelva deriva del romano Silva o selva, por lo frondoso de sus bosques,  nombre que los árabes convertirían en Xelva.

En los tiempos actuales, esta villa constituye la predilección de los veraneantes, y el Ayuntamiento, consciente de esta fuente de riqueza, se afana en dotarla de comodidades y servicios.

La economía está representada por la agricultura y en parte también por la ganadería. Lo abrupto del terreno hacen que la producción agrícola no sea abundante, aunque si de buena calidad: los cereales , vinos, algarrobos, aceite y frutas, gozan de general estimación.

La riqueza forestal es importante y su racional explotación constituye la salvaguardia del presupuesto municipal.

Si, como estación veraniega, Chelva y su comarca tienen un magnifico porvenir, no hay que olvidar las perspectivas que ofrece para el turismo, máxime ahora que ha sido o está  siendo completada la carretera Valencia Ademuz con la construcción del puente sobre el Turia en Santa Cruz de Moya, que asegura las comunicaciones con esta interesantísima comarca de la que Chelva es la villa más prospera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: