Blog de Araseventos

abril 4, 2011

LA YESA en los Archivos de la Serranía 1950

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 6:52 am

NOTICIA GEOGRAFICA A TRAVES DE IMAGINARIA EXCURSIÓN AEREA
Nos elevamos en la Cruz de Manzanera. Rumbo al norte distinguimos pronto la mancha negra del Carrascal, los viveros de pinos y los enormes plantaciones de pinos de las laderas y montes propiedad del Patrimonio forestal. Distinguimos ahora los reflejos planteados de los abrevaderos del Bayo, junto a la rambla Seca. Pasamos el Pinico de la Media Hora, la fuente del Caballo, los Gamellones de Palacio y los Vellunguer.
Siguiendo el vuelo, al Noroeste vemos el principio de la rambla, y hacia el Poniente, cruzamos el Alto de la Virgen. Las lastras, con sus 1.500 metros, para verse coronado por la cima del Sancho con seis metros más de altura. Contemplamos la vereda de ganados y el Mojon Blanco, donde se abrazan los términos de Arcos de las Salinas y Torrijas, ya de la provincia de Teruel, con los términos de Alpuente y La Yesa, del Reino Valenciano, Son todas estas sierras parte de la llamada del Sabinar constituida por calizas de la época secundaria y que en forma de redondeados montes, penetran desde la provincia de Teruel, al pie mismo del pico de Javalambre que tan cerquita de aquí admiramos con sus 2.020 metros de altitud. Nuestros límites con Torrijas fueron siempre bien marcados y de pacífica vecindad hasta llegar, rumbo Este, al mojón que separa las tierras de nuestra villa con las de este citado pueblo y el también turolense de Abejuela.
Contemplamos ahora entre la vereda del ganado y rambla de Abejuela la llamada Contienda, montes riquísimos de pinares que, por esa disputa que dura más de tres siglos, fueron talados completamente, pudiendo haber constituido la mejor fuente de ingresos de ambos términos. Una sentencia del Tribunal Supremo zanjó la cuestión partiendo entre ambos pueblos el trozo en disputa, después que casi se dejó asolado y solo con un monte bajo para e pastoreo.
La altura máxima de esta parte oriental de nuestro término está en la ceja de Montalbán, a 1.442 metros, que desciende vertiginosamente hasta los pies, en la rambla del mismo caserío de Abejuela, que tiene enfrente la Modorrita y variedad de cerros y barranqueras donde de nuevo vemos el plartear de las aguas en las fuentes del Catxirulo y Juan-blanquilla, cercana al collado de Maria de Agustin, desde el que volvemos a vislumbrar todos los planos con el camino de Abejuelo y el camino viejo a Villar del Arzobispo, y en su medio a la carretera que nos lleva a dicha población y siguiendo el vuelo, a la capital del Reino , distante 82 kilómetros de nuestro pueblo.
Ya en la llamada Pieza roya vemos entrar la carretera en curvas peligrosas, asomándose a la fuente Somera de Andilla, al carrascal de este mismo nombre, la partida de la Rabia, para ver los altos de Pichón, a 1.290 metros y limitar un poco con la antiquísima Andilla, y luego en el Cerro de la Nevera, llegar al mojón que nos separa de esta última población y nos une ya en línea casi recta, de Este a Oeste, con la capital de nuestro distrito, la no menos antiquísima Chelva. Contemplamos poco después, cerca de nuestro término, la Masía de Ahillas perteneciente a Chelva, a cuyos pies admiramos el Santuario de la virgen del Remedio.
Pronto llegamos al mojón limite entre Chelva, Alpuente y La Yesa, y ya, tomando rumbo hacia el Norte, nos encontramos con la Peña Roya del corte vertical de su Cabezo, a 1.300metros, que se corresponde con el corte vertical de Castellar, descenso rápido de las montañas, cuyo vértice es el Alto Negro en la elevada meseta de los Altos. A sus pies están las cañadas que fueron ricas en viñedos y luego en cereales y almendros, bordeando siempre la rambla.
Al llegar ésta a los gamellones del Molino recibe las aguas del reguero que fertiliza las mejores huertas de nuestro término en las partidas del Pozubaldo, Viñas Viejas, Acequia de la Pulga, etc., todas regadas de la Balsa de Abajo. Más al Norte vemos la Balsa de Arriba, que da sus aguas a las partidas del Rincón, Cerrado de la Virgen y otras tierras de inferior calidad y más frías que el llamado regadío de abajo.
Cerca del término de Alpuente están las partidas cerealistas de las Sargas, los Vallejos, etc., cortados con el verde de los regadíos de la Balsa del Properal y otros pequeños embalses en la partida del Cañuelo, para luego encontrarnos con la fuente de San Juan, partida de la Trabina, la Fuente del Confite, junto al lavadero público y variadas y ricas fuentes de poco caudal que llenan el embalse del Prado de la Hita y terminan después de las fértiles Jaboneras, en la Fuente Somera, que inicia el reguero. Y ya, con partidas de secano, llegamos a la Pedriza, que en descenso constante, y después de abrigadas cañadas, nos lleva a la aldea de Cuevarruz, partida por gala en dos, entre Alpuente y La Yesa.
Es el 16 de julio, día de la Patrona. Vemos por la carretera y Camino Viejo de la aldea, cómo después de comer temprano, unos andando y otros en las grupas, se dirigen a la villa para participar de los festejos de la tarde y venerar a la Virgen del Carmen que tanta devoción inspiro siempre en esta Serranía. Con ello termina nuestro imaginario vuelo.
Anotemos que la superficie del término, de unos 88 kilómetros cuadrados, se distribuyen en :
Cultivos de regadío ………………………..8 55 93 Ha
Cultivos de secano……………………2.378 78 00 ”
Pastos………………………………………..250 00 00 ”
Montes y bosques……………………..6.151 30 00 ”
Yermos…………………………………………55 07 50 ”
Viñedo………………………………………….12 66 07 ”
La cosecha media anual de trigo en sus ricas variedades se calcula en unos 500.000 kilogramos; la cebada en 400.000; avena y maíz, respectivamente, en unos 50.000; patatas, 200.000 kilogramos, y de uva puede calcularse casi la misma cantidad, pues cada día va en aumento esta producción, aunque todavía no haya llegado a lo que fue antes de que nuestros viñedos fueran azotados por la filoxera.
La riqueza ganadera se distribuye en 3.000 cabezas de ganado lanar; 350 de cabrío y 170 pares de mulas para el trabajo.
El número de habitantes es de 839, en continuo descenso por la emigración. La Yesa cuenta con 282 viviendas, casi todas de frágil construcción y faltas de modernos adelantos higiénicos. La aldea de Cuevarruz tiene 29 viviendas, con un censo d 98 habitantes. pero incluyendo corrales y viviendas diseminadas es de 776.
NOTICIAS HISTORICAS
reportaje histórico de su vida civil y administrativa.. Su origen , como el de su madre Alpuente, se remonta a la época romana, como el lo atestiguan los numerosos fragmentos de barros saguntinos encontrados en las ruinas de la Pedriza y el Castellar, donde se ven gravados en la roca viva los hoyos de los pesados carromatos que usaban los descendientes del Lacio.
De la época visigótica sólo se tienen noticias de la división de Obispados que hizo el rey Wamba y que quedaron como mojonera de los de Valencia. Mayor huella dejaron los moros, que fortificaron todos sus castellares y en los tiempos de los Reinos de Taifas, nuestra Villa, con todas las aldeas de Alpuente, formaron uno independiente, que durante el siglo XI tuvo cuatro reyes con vida próspera y la correspondiente acuñación de monedas, etc. Consta que el Cid campeador subió por estas serranías e hizo tributario suyo al rey de Alpuente. La Yesa fue conquistada a los árabes por el rey de Aragón Jaime I el Conquistador, en 1236, y dos años más tarde, definitivamente reconquistada y donada por sus mil proezas al caballero Juan de Auñón, estableciéndose en la hoy llamada calle de Chelva.
Se le concedieron también los Fueros de Picota y horca, levantándose junto a la ermita de San Roque las tres columnas de piedra cantería con un blasón aragonés. por merced del Rey Felipe II, dada en El Escorial en 4 de octubre de 1583, La Yesa, hasta entonces Aldea de Alpuente fue elevada a la categoría de Universidad, y en otra merced del 21 de noviembre de 1587, fue declarada Villa completamente independiente para lo político y administrativo, correspondiendo el pueblo con el regalo que hizo al Rey Prudente de 300 libras y siendo ya siempre nuestra villa del Señorío de la Corona. Después del florecimiento de los siglos imperiales, ya en 1646 se hace el primer Padrón y amojonamiento por la Diputación de valencia, que dio un censo de 100 vecinos y 98 casas. En la guerra de sucesión, muchos caballeros partidarios del austriaco se refugiaron en nuestros lares y levantaron casi todas las fachadas de las casas que aún hoy conservan un bonito arco de pedrería. El censo de 1797 da 132 vecinos. Ya en el siglo XIX todas estas serranías sufrieron los azotes de la primera guerra carlista y los cabecillas “Pepe el Ama”, “Quilez” y otros explotaron a estos pacíficos pueblos, incendiando sus iglesias y resistiendo, aún después de rendirse Morella, hasta que los cañones del General Salamanca les obligaron a capitular. En los llanos de la Jarilla, Cabrera tuvo que formar el cuadro para que sus huestes pudiesen huir hacia las sierras del Maestrazgo. Durante la última contienda civil también sufrió el vecindario ciertos saqueos, y si no se quemó la iglesia, sí lo fueron todas las bellísimas imágenes de talla y demás utensilios valiosos del culto divino.
Efemérides del vivir religioso de nuestro pueblo.- Dependiente de Alpuente, en este sentido como una de sus aldeas más queridas, su religiosidad y crecimiento en el vecindario, hace que el Obispo de valencia, Fray Raimundo Despont, pusiera Sacramentos en La Yesa en el año 1289, con un Vicario para su administración. El Rey Jaime III alcanzó del Papa la autorización para su previsión en 1333, y el 20 de octubre de 1334, el mismo Obispo la constituía en Vicaria perpetua, y dos años más tarde, y ya con completa independencia de la Madre Alpuente, asignándole a su rector una renta como la tenían los racioneros de Alpuente. En el año 1534 fue girada visita pastoral por el Obispo Gaspar Jofre de Borja, administrándose la clerical tonsura y denominándose La Yesa como Rectoría de Santa María. En nuestros Siglos de Oro levantan los vecinos las Ermitas de nuestra Señora de Belén en la Casa de las Hoyas, y las de San Juan, San Sebastián y San Roque, como resguardando las mejores tierras del término y a la vista las tres del casco urbano. En la de San Juan se colocaron dos bellísimos retablos de su vida que hoy están en los laterales del Altar mayor de la parroquia y que demuestran la importancia de la Cofradía del Niño Jesús y su Precursor entre elemento joven de la feligresía. Dos fiestas celebrada con el máximo esplendor, la de la Circulación o del Niño, con rico ágape como despedida y entrada de Mayorales, y la de la Natividad del Bautista. También son de esta época las solemnidades eucarísticas del Corpus Christi con Misas Mayores todos los días de su Octava y tres brillantes procesiones. Punto culminante fue el año1622 que ve terminada la Iglesia Parroquial, bella joya de nuestro renacimiento, con las hermosas esculturas de nuestra Señora de los Angeles, titular de la feligresía, Santísima Trinidad, Virgen del Rosario, Niño Jesús, Cristo de la Fe, Santos Antonio, Purísima, San Roque, San José y la Dolorosa como principales. Imágenes que la devoción del vecindario salvó en el incendio de la Iglesia en febrero de 1840, cuando la primera guerra carlista. Mucho costó la reconstrucción del templo, alentado en 1847 por el Canónigo D. Manuel Alcaide. EL Gobierno concedió 57.440 reales, que con los 21.440 que el pueblo puso en jornales y otros6.000 que se lograron del Estado, se pudo ver terminada en 1852, en cuyo mes de noviembre el Obispo de Segorbe, a cuya Diócesis pertenecíamos, Fray Domingo Canuvio, llegó a La Yesa, bendijo la Iglesia y predicó ocho días En la revolución de 1936 la Iglesia no fue incendiada pero sí saqueada, conservándose casi exclusivamente el cuadro de la Patrona cuya sencilla y milagrosa historia bien merece otro capítulo.
Un soldado nos trae la alegría.- Su nombre, juan Aliaga; su familia, humilde, en el Arrabal de Abajo. Soldado de la época imperial, va a Nápoles, y sus merecimientos le abren las puertas del Palacio de los Virreyes, que al terminar su servicio le dan a escoger como recuerdo lo que el desee de su Palacio. No duda Juan, y el cuadro bellísimo de la Virgen del carmen es su prenda escogida. su primer milagro es apaciguar una tempestad del mar donde él vuelve a su España, luego son los sudores milagrosos que contempla su hermana y que hace vibrar fervoroso a todo el pueblo hasta que consigue que un Obispo lo venere y le dé el título de Alegre Aurora, tramitando hasta el Pontífice las peticiones para su declaración de Patrona y que por milagrosa curación al llegar éstos a Roma, no sólo es concedida, sino que se le añade el privilegio de salir siempre bajo palio. Lástima que en el saqueo de la última guerra quemasen todas las bulas pontificias y documentos episcopales que concedían todas estas mercedes. El vecindario celebra magníficos cultos en su honor cada 16 de julio, y luego, cada tres años, fiestas especiales en el mes de septiembre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: