Blog de Araseventos

julio 12, 2011

La Siega

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 4:27 pm

   Por estas fechas me viene a mi mente la imagen de los hombres acarreando: era la época de la siega. Los hombres iban a los campos de cebada y de trigo a segar. Yo, como era un niño, la siega en sí no la veía, pero recuerdo con agrado cuando volvían transportando los haces de trigo, centeno, cebada, avena para llevarlos a la era.

   Aras era de minifundios, por lo que a la hora de segar, cada uno se segaba lo suyo, con la ayuda de algunos jornaleros. No existía la costumbre, como en otras partes de, de usar grandes cuadrillas itinerantes, sino que todo se quedaba en el pueblo.

   La siega se realizaba últimos de junio y el mes de julio, cuando el cereal estaba completamente seco y de segar. Normalmente se cultivaba más cebada que trigo, ya que los animales consumían mucha cebada, y en los bancales flojos avena, aunque en tiempos antiguos en que se amasaba en las casas, el trigo era tan importante como la cebada. La siega se realizaba manualmente empleando hoces bien afiladas. Con la mano izquierda se agarraba la mies y con la derecha se cortaba una manada empleando la hoz a unos centímetros por encima del suelo.

  La mies se ataba en gavillas con la misma paja que se cortaba. Las gavillas se iban disponiendo en hiladas para a continuación formar haces atados también con las mismas pajas del cereal que se estaba segando. Los haces debían estar bien equilibrados. Para ello se cruzaba adecuadamente la mies para que no se escurriera de su atadura ni fuera el haz más grueso por un lado que por el otro. Conforme se iban acumulando suficientes haces, éstos se transportaban a la era. Todo este proceso de transporte se conocía con la palabra “acarrear”. En los terrenos llanos se acarreaba con ayuda de carros, pudiendo llevar gran cantidad de haces de una vez, pero en sitios de difícil acceso, que no era el caso de Aras se acarreaba con ayuda de mulos, ya que los carros no se podían meter por terrenos escarpados y por caminos estrechos de herradura. La colocación y el número de haces se hacía con mucho cuidado para que la caballería fuera equilibrada y no se enganchara por los caminos estrechos por donde podía pasar.

Sí, recuerdo con nostalgia los hombres acarreando la cebada, trigo, centeno, avena, hacia la era en aquellos días del verano. Y después la trilla en la era, todo aquellos trabajos ya no se hace solo queda los recuerdos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: