Blog de Araseventos

noviembre 7, 2011

Juegos de Antaño

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 9:50 am


PÍDOLA O FIL DERECHO
Consiste este juego en que se da china, y el que se queda con ella el último se pone encorvado, con los antebrazos sobre las rodillas, para 18 que los demás salten sobre él. El primero que salta pide entera, media o el número de medias que quiera, lo cual tienen que saltar todos, y el que no salta correctamente se queda para sustituir al agachado. La entera o pídola, consistía en hacer una raya en el suelo y el que se quedaba como potro de gimnasia para que saltaran sobre él, se distanciaba de la línea del suelo lo que quería, siendo el salto sin pisar la raya. Cada media era un paso que se daba a partir de la línea, hasta saltar sobre el chico.
Una variante de este juego era: “A la una daba la mula”. Esto se decía al saltar la primera vez; la segunda vez había que decir: a las dos daba la coz; a la tercera: a las tres, tres brinquitos a la vez; a las cuatro, me aplasto; a las cinco, te la hinco. Le hincaba la rodilla en la espalda y decía: arriba o abajo. Si decía abajo, se bajaba, pero si decía arriba, tenia que ponerse de pie encima sin ayuda. A las seis, espolique o culada; a las siete, puse mi capiruchete; a las ocho, vino Pocho rebañando los bizcochos; a las nueve, empina la bota y bebe; a las diez, la rueda del almirez; a las once, llaman al conde; a las doce, le responde; a las trece, con los ojos cerrados amanece; a las catorce, con dos bronces; a las quince, un quícale que te pique; a las dieciséis, mi abuelo tenia un huerto (se trazaba un circulo de seis pies de diámetro, situándose el niño sobre su diámetro, y el que saltaba no podía pisar la línea del círculo). A las diecisiete, el huerto tenía un nido; a las dieciocho, el nido tenía tres huevos; a las diecinueve uno era blanco, otro negro y otro colorado; y a las veinte cada uno partía por su lado.
Entonces, cada uno se quedaba pisando la línea del círculo al saltar, y al hacerla el último, el agachado arrojaba fuera del círculo las tres piedras que representaban los huevos y salía corriendo detrás de los que escaparon cuando arrojaba los huevos, para dar a alguno alcance y traerle para que se quedara en su puesto. Los que volvían sin ser alcanzados decían: “tufá”, como si escupieran dentro del círculo, quedando libres.
Si durante el juego alguno no cumplía las reglas del mismo, se quedaba haciendo las veces del potro de gimnasia, y el primero que iba a saltar sobre él, preguntaba:¿ Se sigue o se principia?

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: