Blog de Araseventos

mayo 15, 2014

Sab Isidró Labrador. Villa de Aras.

Filed under: Arte y Cultura — arasdelosolmos @ 1:41 pm

Día San Isidró.

15-fiestas-de-san-isidro-labrador

Procede señalar que el término municipal Aras de los Olmos , estuvo anteriormente dividido en dos zonas conocidas con el nombre de “añadas” y que cada año se sembraba una de ellas. A la otra, llamada de barbechos, se la preparaba mientras tanto para la próxima siembra aplicándole las labores y cuidados correspondientes. La primera labor y la más costosa, “barbechar”, consistía en darles la primera labranza a las tierras de rastrojos. La segunda labor, “binar”, requería menos esfuerzo y tiempo toda vez que la tierra no había alcanzado a endurecerse y de que en este caso se trataba de formar lomos en las tierras fértiles cuya arada anterior se había realizado a manta. (así creo que se decía) Cuando las labranzas anteriores resultaban insuficientes y el tiempo disponible lo permitía había fincas que se les aplicaba una labor más “terciar”. Con estas labores quedaban dispuestas las parcelas destinadas a la siembra de trigo, centeno y, ocasionalmente, alguna cebada temprana. Haciendo honor al viejo refrán que rezaba: “La Virgen de septiembre, el que tenga trigo que siembre”, dicha faena se realizaba después de la recolección, generalmente en el ya citado mes y parte del de octubre. La cebada temprana se sembraba siempre en las tierras de buena calidad; el centeno en las de peor categoría y el trigo en ambas y en las intermedias. A las tierras donde se sembraba el “tardío” (cebada y avena) se les aplicaban dos labores más entre los meses de febrero y marzo; época en la que muchas fincas estaban encharcadas a tal punto que la yunta se hundía hasta los corvejones y más de una vez las abarcas del labrador quedaban enterradas en el barro. En estos casos la labor se tornaba extremadamente dificultosa, y el riesgo de que el “barrón” del arado lastimara a alguna de las Machos o burros estaba siempre latente. Todas estas labranzas se realizaban con los medios primitivos entonces al uso: la clásica yunta de machos o mulas y el arado común. Consecuentemente demandaban mucho esfuerzo y resultaban poco productivas.

Aras-cebada

La avena, al igual que el centeno, se sembraba generalmente en las tierras de peor calidad, motivo por el cual había porciones de las fincas donde el desarrollo del cereal era tan escaso que la siega del mismo resultaba un trabajo por demás ímprobo e improductivo. En estos casos dichos espacios eran destinados para alimento de las caballerías. La cebada, por el contrario, se sembraba casi siempre en las parcelas de tierra profunda y buena calidad. Además, estas últimas se abonaban con los excrementos provenientes del ganado ovino, o de caballerías acumulado en las cuadras, que se llevaba a los estercoleros. El estiércol de las caballerías propiamente dichos se generaba al aire libre mezclando la paja que sobraba, una vez llenos los pajares, con los excrementos del ganado mular y porcino y dándole vueltas de tanto en tanto hasta que alcanzaba el grado de pudrición correspondiente. En algunos casos también se abonaban las fincas con productos químicos. La tarea de dar vuelta al estiércol siempre me resultó por demás incómoda, y no tanto por el esfuerzo que la misma demandaba, que no era poco, si no por la desagradable sensación de calor, olor y ahogo que producían los estercoleros provenientes de la putrefacción. Tanto es así que hoy, seis décadas después, si bien recordar aquella labor aún me produce idéntica sensación. En ambos casos el estiércol era después trasladado a las fincas a lomo de las caballerías, cada una provista del correspondiente “serón” o en carro. Con la carga que transportaba cada bestia se formaba un montón y estos se distribuían por la parcela, siempre a la misma distancia, hasta completar el espacio ocupado por la misma. El siguiente paso consistía en desparramar la “basura” (así se la denominaba comúnmente) en forma pareja por la finca para después proceder a sembrar la cebada.

Al igual que en otros muchos puntos del término municipal , estas fincas eran en su mayor parte angostas y largas; apropiadas, en consecuencia, para que los labradores se lucieran trazando surcos parejos y “derechos como una vela”, sobre todo en las fincas que se hallaban a la vera de los caminos. En estos casos era donde todos se esmeraban por dejar su sello personal en la labor realizada, pero no siempre el resultado estaba en consonancia con los deseos. En rigor de verdad había algunos profesionales cuyas parcelas hacían el arte por su excelente “bordado”; contemplar la obra era, en mi opinión personal, un regalo para los ojos de todo labrador que se preciara de tal. Como en todos los oficios también en éste existía cierta rivalidad naturalmente sana entre los vecinos de fincas, en su afán de no desentonar con los ocasionales linderos. Con las pertinentes disculpas por si me olvido de alguno de ellos o tergiverso el orden en el que debiera figurar cada cual, voy a dejar constancia de los que, a mi juicio, se destacaban por su buen hacer y profesionalidad: Ramón Sebastián Giménez, Juan José Izquierdo Yuste, Francisco Pérez Montesinos. Campeones en el concurso de labranza el día de San Isidro Patrono de los labradores. El éxito logrado en la realización del trabajo dependía a veces del comportamiento observado por la yunta. Si la misma “desgarraba” o alguna de las caballerías se salía constantemente del surco, algo que solía ocurrir cuando el paso de la yunta no era acompasado, difícilmente la tarea fuera realizada a satisfacción del labrador.

Hoy en la actualidad se hace todo mecánicamente, ya no hay caballerías, ni labradores, ni hay fiesta de San Isidro, un recuerdo a un pueblo rural y sus tradiciones que nunca se deberían de haber perdido su tradición, ya que la tierra todo lo da.

Aras-cevada

Este año muy malo para los agricultores.

Frenando Pérez. Aras eventos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: